Pensamientos

Salmo XII

 

He orado para que Dios en su misericordia, en su gran amor perdonara

mis deslices, mis rebeliones, mis transgresiones, mis desobediencias.

He pedido a Dios que perdonara todas mis aventuras, todas las transgresiones

de mi juventud, todas las faltas a Su palabra, a Sus mandamientos.

A mi Dios le pedí que me limpiara de mis pecados, de mis transgresiones.

A Dios le pedí que me restaurara en su rebaño, en su iglesia.

Dios es bueno, Dios es sabio, conoce las intimidades de mi corazón.

A Dios le ofrecí servirle el resto de mi vida en espiritu y en verdad.

Confío en el gran amor de Dios, en Su perdón, en Su poder redentora.

Me he sometido a la voluntad de Dios, de servirle completamente.

Días tras día espero la dirección del Espiritu Santo para mi vida.

Reconozco que todo lo que tengo se lo debo a la gracia de Dios.

He ofrecido todo lo que tengo para servirle a Dios;

todo lo mío es de Dios, Dios me lo ha concedido y yo se lo ofrezco

para adelantar Su gran plan para el pueblo de Dios.

Yo me he comprometido servir a Dios con el amor que me ha dado.

Solo Dios, mediante el Espiritu Santo me guiará en el camino que he de seguir.

Dios es amor, amor es Dios, compartiré el amor de Dios con mi prójimo.

La obra de Dios requiere que yo me entrego a cumplir Su voluntad.

Yo he dicho y digo, Tu voluntad oh Dios cumpliré. 

Gracias doy a Dios Todopoderoso por su bondad, por su amor. 

Guiáme oh Gran Señor por senderos que me has de señalar;

pues confío en tu protección, Usted Dios mío me proveerá lo necesario.

Haleluyah, gloria a Dios, a Su Espiritu Santo en el mundo!

Amen,

Hmno. Jorestemac

St. Thomas, USVI.

Abril 1, 2012.

No Comments Yet.

leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. Basic HTML code is allowed.