Pensamientos

La Salvación

¿Que es la salvación? Para los cristianos es una condición espiritual que se inicia con el reconocimiento que Dios, nuestro Creador existe, que nosotros los humanos estamos sujetos a las leyes de Dios, a la voluntad de Dios. Cuando no obedecemos las leyes de Dios, no seguimos fielmente la voluntad o instrucciones de Dios, pecamos. Todo lo que hacemos contra la voluntad y direcciones de Dios es pecado. Algunos preguntarían, como conocemos la ley de Dios, como conocemos la voluntad de Dios? Los cristianos que leemos la Biblia, el Nuevo Testamento, aceptamos las palabras allí inscritas como motivados por Dios, pues, fueron inspiraron por Dios, y los escritores eran fieles servidores inspirados por Dios. Como esta escrito en la Biblia, en tiempos antaño las palabras de Dios fueron escritas en piedra, luego en papiro, después en papel pero hoy día las palabras de Dios, están escritas en el corazón de los redimidos atravez de las revelaciones del Espiritu Santo de Dios.

Luego llego Jesús Cristo, hijo de Dios, para enseñarnos el camino y indico cuando se iba que mandaría el Consolador, el Espiritu Santo. La palabra de Dios esta escrito en los corazones de los fieles en estos días, por el Espiritu Santo; los que han aceptado a Jesús Cristo y obedecen Sus enseñanzas, los que se han arrepentido de sus pecados y han pedido perdón a Dios. Al redimirlos Dios son elegibles a ser ungidos con la habitación del Espiritu Santo de Dios en sus corazones. Cuando decimos que somos salvos de pecado, nos referimos, al estado de estar comprometidos con cumplir la voluntad de Dios en nuestras vidas, con obedecer las palabras Dios según nuestro entendimiento. La salvación en si, no es un hecho completo, es el inicio de un proceso, la de someter completamente a la voluntad de Dios, de obedecer fielmente las palabras y voluntad de Dios. Estamos salvos mientras nos mantenemos obedientes a la voluntad de Dios.

La salvación es logrado momento a momento, día a día cuando obedecemos la voluntad de Dios. Digamos que es como la vida misma; cuando nacemos decimos que estamos vivos mientras respiramos, para continuar con vida tenemos que continuar respirando, cuando dejamos de respirar, dejamos de vivir. Cuando dejamos de obedecer a Dios, dejamos de ser salvo con Dios. Cuando no cumplimos con la voluntad de Dios, cuando hacemos lo opuesto a la voluntad de Dios, pecamos. Para mantener nuestra salvación tenemos que arrepentir de nuestros pecados, pidiendo perdón a Dios para que nos resucite, porque el pecado mata espiritualmente a las personas.

No estoy refiriendo a la perfección, los humanos no pueden ser perfectos, por eso la salvación es un proceso que se adelanta momento a momento, día tras día, semana tras semana, mes tras mes y años tras año hasta nuestro día final en esta vida, cuando concluirá el proceso y entramos al otro nivel, a la otra dimensión que Dios tiene preparado para los fieles, para los que se mantuvieron salvos en vida, disfrutaran en el reino de Dios, de Su presencia, eternamente. Hermanos míos, no se aflijan, nada que realmente valga la pena es fácil o gratis, todo tiene su precio. Quien pagó por nuestros pecados, quien señalo el camino hacia Dios Padre, quien mas, sino el Hijo, Jesús Cristo. Los exhorto hermanos en la fe, que procuran asegurar su salvación orando continuamente y meditando sobre la palabra de Dios. Que Dios Padre los guarde y que ustedes se someten completamente a Su voluntad. Dios los ama y yo los amo con el amor que Dios me da, a diario.

Hmno. Jorestemac
Panamá, Rep. Panamá.
Septiembre 2, 2012.
www.evangeliointegral.org

Comments are closed.